Altair ha sido un milagro desde su primer día

Entrevista que ABC Sevilla hizo a Luis Augusto Pascual, autor del libro «Altair, medio siglo con sus barrios [un compromiso social]».

La fotografía de 1967 se comenta por sí misma: provisionalidad, barro… y grandes deseos de promocionarse; son los últimos años sesenta; el que no los vivió… (Archivo histórico de Altair).

El colegio Altair  de Sevilla (España) ha sido un milagro desde su primer día, cuando se abrió en un descampado, antiguo olivar y pasto de vacas. Los primeros alumnos de Altair –y especialmente sus familias– fueron protagonistas de una aventura, que ahora cumple 50 años. El libro recorre la historia del centro desde su creación en 1967. Durante estos años han pasado por Altair más de 12.000 alumnos y sus correspondientes familias, más de seiscientos educadores, entre profesores y personal no docente.

Cincuenta años en 195 páginas…

No es fácil resumir la actividad de un centro educativo a lo largo de cincuenta años en tan pocas páginas. A lo largo de medio siglo y con el transcurso de varias leyes generales de educación, enseñanzas e iniciativas pedagógicas han pasado por Altair más de 12.000 alumnos y sus correspondientes familias, más de quinientos educadores, entre profesores y personal no docente. Necesariamente se dejan de lado miles de historia y anécdotas de padres profesores y alumnos que podrían ser el corazón del relato; muchas de ellas se inscriben en él, pero otras muchísimas han quedado al lado forzosamente.

¿Cuál es el origen de este libro?

En un principio la idea surgió en formato de blog en el que fui divulgando la evolución geográfica de los barrios del entorno de Altair a lo largo del siglo XX, a través de la fotografía aérea publicada en la Gerencia Municipal de Urbanismo. Esta realidad ponía a la vista la vinculación temporal y vecinal de estos barrios con Altair. Luego, gracias a la investigación y consulta en las hemerotecas pude comprobar que la relación entre los barrios y Altair era algo más que casual o territorial. Había una relación causa efecto. Había una atracción mutua. Ese fue el comienzo y el sentido del título y del contenido del libro.

¿El emplazamiento no es casual?

Orofotografía del territorio de Altair en 1967, con la carretera de Málaga al norte, el arroyo Tamarguillo al oeste, la avenida de Hytasa al sur y el canal del Ranilla al este. En el centro de la fotografía, Altair es un punto diminuto entre los barrios y un extenso terreno agrícola, aún sin urbanizar.

El emplazamiento de Altair en la periferia extrema del este de Sevilla no fue casual. Altair nació para resolver los graves problemas y deficiencias educativas de una amplia zona de la de la periferia urbana de la ciudad, una de las áreas más desfavorecidas de la Sevilla de los años sesenta, en el extremo oriental de la ciudad. Ya en el decreto del BOE de julio de 1967 se estipulaba que Altair se establecerá en la zona de los barrios circundantes de La Plata, La Candelaria, barriada de Juan XXIII, Santa Teresa, Amate y Cerro del Águila… El territorio buscado por Altair y asignado por el ministerio arrancaba una vez traspasada la frontera del Tamarguillo y tenía su confín en el extremo este del término municipal. Al sur, el límite lo establecía la actual avenida de Hytasa; y al norte, la carretera de Málaga. En su mayor parte, basta ver la fotografía aérea de la época, un territorio rural ocupado fundamentalmente por fincas agrícolas y vaquerías.

¿Cuáles son los «barrios de Altair»?

Altair se situó al alcance de estos barrios, en este entorno tan extenso en el que no había ningún instituto público y escasos colegios nacionales. Desde el primer momento llegaron a Altair alumnos de todos aquellos barrios periféricos. Los barrios de Altair, como la Plata o San Ginés eran barrios de aluvión migratorio de dentro de la ciudad, de la provincia y de Andalucía, barrios de autoconstrucción e infravivienda. Incluso, Juan XXIII, un barrio modélico, fue planteado inicialmente como barriada de acogida de habitantes de los viejos corrales desahuciados del centro o para los expulsados de las zonas arrasados por la inundación de 1961. No menos humilde era el gran barrio del Cerro del Águila. El mismo carácter tenían los barrios de Santa Teresa o las unifamiliares de Amate. Y más lejos, aunque también en ellos era visto Altair como la única solución educativa a su alcance, estaban los barrios de La Candelaria, Los Pajaritos o Madre de Dios. Al otro lado de Su Eminencia, nacían entonces los barrios de Palmete: San José, La Negrilla. La Doctora o Padre Pío. Más tarde aunque también barrios clásicos de Altair han sido Rochelambert, La Atalaya y el Trébol, García Lorca, Santa Aurelia. Durante décadas, estos barrios no tuvieron más referente educativo que Altair. Todos ellos y especialmente los más cercanos siguen siendo barrios de Altair. Con el tiempo, con la construcción de los barrios más próximos y la creación de los institutos públicos de la zona, el territorio de Altair se reconcentró en las barriadas más inmediatas.

¿Han cambiado mucho los barrios en estos cincuenta años?

Alumnos de bachillerato el día de su graduación Archivo histórico de Altair).

Cuando hablo del «milagro de Altair» pienso también en lo que se vino a llamar en los años setenta: el «milagro español». No cabe duda que en este medio siglo los barrios de Altair han cambiado; y sus habitantes han progresado al compás del paso de tres generaciones, al mismo tiempo que la sociedad y la ciudad de Sevilla. Altair ha cambiado en la medida en que han cambiado sus barrios; y también las familias han prosperado, en parte gracias la influencia educativa del Altair. Y por la labor docente de Altair, los alumnos y vecinos del barrio han podido acceder a niveles educativos que no hubieran soñado en años, aspirando a horizontes profesionales insospechados. Y así, muchos de nuestros alumnos partiendo de una modesta situación familiar y social han podido alcanzar cotas profesionales y personales insólitas.

¿Por qué el subtítulo de «un compromiso social»?

Javier Delgado con José Antonio de Cote y la Llave del Condado de Miami (USA) que ofreció a Altair como el mejor sitio para exponerla en agradecimiento a la formación que recibió (Archivo Histórico de Altair).

No ha sido un capricho. Altair, antes por vocación que por decreto ministerial, vino a atender las necesidades educativas de esa amplia zona oriental de la periferia de Sevilla. Altair ha sentido como un compromiso la educación de las familias de su entorno: de las familias, porque para Altair son los padres los primeros protagonistas de la educación de sus hijos; y desde el primer día los padres han sido partícipes de la preocupación y de la acción educativa de los hijos. El compromiso de Altair con la sociedad es con las familias; y gracias a este esfuerzo educativo, cuando salen de Altair cada uno de los alumnos lleva a la sociedad en la que vive, trabaja y hace su propia vida familiar toda la formación recibida en Altair.

A lo largo de estos cincuenta años, el compromiso social de Altair fue reiteradamente reconocido por los sevillanos. Este hecho vino refrendado en numerosos artículos de prensa que vienen recogidos en el libro. Los titulares de los periódicos, tanto sevillanos como nacionales, son inequívocos; y, por ende, los contenidos reflejan claramente esta forma de entender la educación al servicio de las familias de las barriadas obreras de su entorno.

¿También ha sido testigo de «la promoción de las gentes del barrio»?

Sin duda alguna. No sólo yo, sino cualquiera de los profesores de los primeros años, hemos conocido alumnos y familias humildísimas. Los hemos visto progresar a ellos y a sus padres y a sus hijos. Y no es mérito de Altair, es fruto del esfuerzo de todas esas familias que veían en Altair el medio para alcanzar una educación que no se les ofrecía fuera de él. Pero, aunque Altair habrá contribuido forzosamente a la elevación del nivel de vida de su entorno, esa no era ni es su misión inmediata. Sino que, el compromiso de Altair se ha concretado en situar a cada persona, a cada alumno, en condiciones de desarrollar todas sus virtualidades, para más tarde desenvolverse en su mundo sociolaboral a través de la formación que Altair imprime.

Adrián San Miguel, antiguo alumno de Altair, portero del Real Betis y de la Selección Nacional (Archivo histórico de Altair).

Así, Altair ha hecho posible el acceso a la Universidad –núcleo directivo de la sociedad– a muchos de sus alumnos, en su gran mayoría hijos de las familias de este barrio, que ya se cuentan por miles. Innumerables son los profesionales que ha dado Altair a lo largo de estos años: desde un embajador del Reino de España o un árbitro internacional a decanos, catedráticos y profesores universitarios o de institutos y colegios; médicos cardiólogos, hematólogos, cirujanos, traumatólogos; investigadores, arquitectos, ingenieros: abogados y fiscales; periodistas y directores de medios de comunicación; funcionarios de todas las administraciones, policías, bomberos, concejales y alcaldes; dependientes, comerciales y directivos en empresas pequeñas o grandes, emprendedores o empresarios en empresas punteras, públicas y privadas; taxistas, conductores de autobuses; futbolistas de todas las divisiones, entrenadores y árbitros, toreros; mecánicos, administrativos, técnicos analistas de laboratorio, especialistas en electricidad, electrónica o informática, etc. Son miríadas de especialistas, profesionales anónimos repartidos por todos los ámbitos laborales y profesiones. Es un hecho palpable: un ingente número de alumnos de Altair, miles de profesionales, han ido conformando la sociedad sevillana y española

¿Cuáles han sido las mayores dificultades por las que ha pasado durante todos estos años en el colegio?

El compromiso social de Altair fue reiteradamente reconocido por los sevillanos. Este hecho vino recogido en numerosos artículos periodísticos (Infografía de Luis Augusto Pascual).

No soy yo quién para analizar esto. Gracias a Dios no he tenido responsabilidades de dirección. Pero basta leer los periódicos para comprenderlo. Durante los primeros años –e incluso hasta nuestros días– sin duda alguna, las grandes dificultades fueron económicas y se saldaron gracias a la colaboración de muchas personas que vieron en este proyecto una solución a las necesidades educativas del barrio. Hoy parece que las dificultades son más bien políticas e ideológicas: la falta de comprensión de algunos políticos acerca del ideario educativo de Altair.

Desde las primeras elecciones políticas, allá por 1977, cuando yo empecé en Altair, los barrios que llamamos de Altair, votan mayoritariamente a opciones que se consideran de izquierdas. Los habitantes de los barrios de Altair, podría pensarse que coinciden con las ideas educativas de sus políticos. Pero curiosamente, lo que los políticos no entienden lo comprenden perfectamente las familias del barrio que no dejan de confiar a sus hijos a Altair. A pesar de las dificultades, los padres y las madres de Altair están dando una lección de sentido común a sus dirigentes políticos.

Pablo y Miguel Ángel son ejemplos de la excelencia educativa lograda por alumnos de los barrios más necesitados de Sevilla (Archivo histórico de Altair).

En el jardín de entrada se ha puesto recientemente una escultura compuesta por tres lápices de colores primarios que puede representar cuál es la razón del éxito de Altair. En la trilogía de padres, profesores y alumnos, los primeros educadores son los padres, después los profesionales de la educación y en tercer lugar los alumnos. La clave del ideario educativo de Altair está en que se pone la razón de la educación en los padres. El padre y la madre, por naturaleza son los legítimos y verdaderos educadores de sus hijos. El éxito de Altair está en que las familias confían en el estilo educativo que ven en Altair y que los pone a ellos como principio de la educación. Los padres y madres de Altair saben que sólo su coherencia y unidad de vida con lo que sus hijos viven en Altair hará que la educación llegue a buen puerto. Y por eso eligen Altair. No por los éxitos académicos, los campos de deporte o por los jardines o el cuidado de los edificios.

Muchos proyectos cumplidos…

La hemeroteca de Altair es riquísima en acontecimientos que demuestran el prestigio y la validez del proyecto que planteó Altair a la sociedad sevillana hace medio siglo. Y todo ello en un entorno urbano y social deprimido y lleno de carencias. Desde los primerísimos años Altair destacó por las menciones y premios académicos, artísticos y deportivos de sus alumnos. Quizá sea la palabra “pundonor” la que mejor defina a los alumnos y sus familias de aquellos primeros años.

Además de los naturales proyectos puramente educativos como han sido las enseñanzas oficiales, Altair ha sido pionero y modelo en muchos campos educativos, incluso extraacadémicos: la Escuela Deportiva, primera escuela infantil de fútbol de Sevilla, y con seguridad de Andalucía, además de una de las primeras de España; la Escuela de Empresarios, cuyos cursos de formación empresarial vinieron a ser la prehistoria del Instituto San Telmo Business School; la Escuela de Padres que estimula el afán de formación permanente como padres de familia y ayuda en su responsabilidad como educadores de sus hijos.

Altair ha sido un milagro desde el primer día (Archivo histórico de Altair).

¿Con qué experiencias se queda de todos estos años?

Me es imposible destacar alguna. Quizá sea la constante presencia de antiguos alumnos que no faltan a las reuniones y convocatorias, y los buenos recuerdos que aportan y que siempre son gratificantes para un profesor. Y más aún, ver llegar a nuevas promociones de alumnos que son hijos e incluso nietos de aquellos primeros alumnos. Eso indica que algo hacemos bien.

¿Por qué el Altair actual es un «milagro»?

Ya comentaba antes que no pienso tanto en hechos portentosos cuando hablo del milagro de Altair como en el día a día: son esos 3.600 segundos de cada clase lo que son un verdadero milagro que no pasará a la hagiografía.

Pero el milagro de Altair no es actual. Altair ha sido un milagro desde su primer día cuando se abrió en un descampado, antiguo olivar y pasto de vacas. Los primeros alumnos de Altair –y especialmente sus familias– fueron protagonistas de una aventura. Matricularse en aquel septiembre de 1967 fue un acto de fe y de audacia: ¡tal era su afán de progresar! Y Altair no los decepcionó. Ese fue el inicio del milagro que tiene hoy continuidad en el Altair que vemos: un verdadero oasis educativo y familiar

Escuela también para padres

Como dice Luis Augusto Pascual, «Altair de acuerdo a ese principio aprendido de san Josemaría entiende que los padres son los primeros educadores y que han de ver en el centro una prolongación de la familia. San Josemaría solía, en efecto, afirmar: «En el colegio hay tres cosas importantes: lo primero, los padres; lo segundo, los profesores; lo tercero, los alumnos». Estas palabras impregnan desde sus inicios el estilo educativo de Altair», dice. «Los padres son insustituibles en la tarea de educar a sus hijos. Nadie puede suplantar su papel: ni los amigos, ni la sociedad, ni la escuela. Pueden delegar algunas funciones, pero siempre serán ellos los primeros y principales educadores. El niño, el joven, necesita a sus padres, igual que los padres le necesitan a él. De ahí la necesaria colaboración de los padres en el proyecto educativo de Altair», añade.

Ya desde sus comienzos Altair mostró interés en la formación de los padres como algo inherente a su estilo educativo. «En 1968, un grupo de matrimonios comenzaron, alentados por san Josemaría Escrivá, a reunirse para buscar soluciones a su vida familiar, para aprender a educar. Ciertamente, la importancia de los padres en la tarea educativa ha sido siempre algo sustantivo y característico de Altair. Por eso se impulsó desde un primer momento la presencia y la colaboración de las familias», concluye.

Luis Medina Cantalejo

Entrevista a Luis Medina Cantalejo, ex árbitro internacional y antiguo alumno de Altair

Fue noticia hace breves fechas por el justo reconocimiento de la Diputación de Sevilla, que tuvo a bien otorgarle la Medalla de Oro de la Provincia, “por toda una década de impecable trayectoria profesional en una dedicación siempre cuestionada, como es la del árbitro”. Luis Medina Cantalejo se despidió en la temporada 2008/2009 del mundo del arbitraje, y lo hizo por todo lo alto. Además de pitar la Final de la Copa de S.M. El Rey, disputada entre el FC Barcelona y el Athletic Club de Bilbao, Medina arbitró la Final de la UEFA Cup 2009, el 20 de mayo de ese año en Estambul, entre el Shaktar Donetsk ucraniano y el Werder Bremen alemán.

Luis Medina Cantalejo en Altair: “Altair me aportó para la vida, principalmente, un gran sentido de la responsabilidad”

Antes de nada, enhorabuena por el reconocimiento recibido por parte de la Diputación de Sevilla. ¿Recuerda su etapa de estudiante en Altair?

Mucho, sin duda. Como estudiante, entré a finales de los 70 en 1º BUP, y finalicé en 1982 con el ya desaparecido COU. Tengo recuerdos imborrables desde la convivencia en Almodóvar del Río hasta mi marcha, momento en el que entraron mis dos hermanos. La EGB la estudié en un colegio cerca de mi barrio de toda la vida, Híspalis, al lado del Cerro del Águila.

¿Cuál fue el motivo principal de su entrada en Altair?

Miguel Luque y Luis Medina

Sinceramente, yo quería estudiar en el Instituto Martínez Montañés, ya que todos mis amigos del colegio se inscribieron allí. Sin embargo, mi padre era amigo del director de Altair de aquella época y ni me consultó. Lo tenía claro. Además, yo ya jugaba en la Escuela Deportiva desde Infantil, con el gran Miguel Luque, por lo que no me costó mucho la entrada en el colegio.

Tras el paso de los años, ¿qué valores cree que le aportó Altair?

Principalmente, sentido de la responsabilidad. Nunca olvidaré que nos apretaban mucho para sacar lo mejor de nosotros. Teníamos hasta exámenes en Feria. En cuanto a la EDA, fundamentalmente, el sacrificio. Y además de los valores, Altair me aportó ejemplos a seguir, con los magníficos profesores que tuve, y amigos para toda la vida.

Sé que es una pregunta difícil, pero, ¿qué profesores le marcaron más?

Muchos, la verdad. Recuerdo a D. Eduardo Mena, D. Luis Augusto Pascual, D. Eduardo Gentil, D. Aurelio Gutiérrez, D. Vicente Rodríguez, D. Mariano Hernández Barahona, D. Manuel Durán… Sé que alguno se me puede olvidar. Yo era buen estudiante y me llevaba bastante bien con todos. De hecho, me pasaba casi el día entero aquí, solo me faltaba dormir. De las clases a la EDA y de ahí a estudiar. Pero ahora echo la vista atrás y solo me vienen buenos momentos, por eso siempre es una alegría para mí entrar en este colegio, solo con verlo esbozo una sonrisa.

¿Mantiene contacto con sus profesores o compañeros de promoción?

Con mis compañeros sigo manteniendo contacto a través de un grupo de What’sApp, solemos quedar para almorzar de vez en cuando, sobre todo en Navidad, y nos acordamos de las clases, de los profesores, anécdotas o excursiones.

¿Cuál es la anécdota que recuerda con más cariño?

Luis Augusto Pascual, Vicente Rodríguez y Mariano Hernández-Barahona.

Fue algo que me ocurrió en clase. D. Luis Augusto nos daba una de sus lecciones de Historia o Geografía. Era la época en la que se dejó una poblada barba. Desde dentro del aula, vi a un profesor que daba saltos para mirar por la ventanilla desde fuera. Se llamaba José María, y también tenía barba, aunque era bastante más bajito que D. Luis Augusto. Como me quedé un rato observándolo, D. Luis Augusto me preguntó: “¿Y tú qué estás mirando?”. A lo que le respondí: “Es que su hijo está ahí fuera dando saltitos”. Evidentemente, mi comentario conllevó al jolgorio general, pero también supuso una carta para mis padres, una falta de comportamiento y la expulsión automática de la clase. Desde entonces, me quedé más tieso que una vela. Aunque mis compañeros de promoción siguen recordándome la anécdota.

¿Cómo definiría la relación de Altair y el deporte?

Por lo que tengo entendido, fundamental desde sus inicios. De hecho, en mi época de jugador, la EDA era la única escuela deportiva en Sevilla. Había equipos de menores de 18 años, como el del Portaceli, Salesianos o Colspe, pero no una escuela como esta, con niños desde los 5 o 6 años hasta los 17-18. El único modelo similar era el de los dos clubes sevillanos, Betis y Sevilla.

Año 2005, 25 aniversario de la promoción de 1981-82

Además, como indiqué anteriormente, yo entré en el equipo Infantil de la EDA y me marché ya en juveniles. Solía jugar de delantero y fui máximo goleador durante muchos años. Tuve entrenadores como Miguel Luque, José Emilio del Pino, Quino Navarro o Paco López (actual director de Formación en la Federación Andaluza de Fútbol). Mi base física se forjó sin duda aquí, con entrenamientos muy duros. Empezábamos a finales de verano. No hay que olvidar que de la EDA han salido jugadores profesionales como Francisco, Adrián o Tevenet.

Tras destacar como delantero, como vemos, ¿qué le motivó a incorporarse al mundo arbitral?

El último año de juvenil fui convocado por la Federación Sevillana de Fútbol, y fuimos campeones de Andalucía. Aparecieron equipos interesados en mí, incluso para irme fuera de Sevilla, pero mi padre, que fue árbitro profesional, quería que siguiese la tradición. Por dejarle tranquilo, probé, y fíjate, 26 años en activo y ahora 9 ya en la dirección técnica de la Federación Española de Fútbol. Los principios fueron duros, entre Regional y Preferente, pero un grupo de amigos que pude reunir en este mundo arbitral me ayudó mucho.

¿Cómo fue su evolución?

Tras esos años en las categorías inferiores, me fueron ascendiendo hasta llegar a la primera división con 33 años, si no mal recuerdo en 1998. Debuté en un Real Sociedad-Real Oviedo. Tras tres años, me convertí en internacional. Todo fue muy bien, tras unos exámenes selectivos en Mónaco. Me seleccionaron para el Europeo sub 21. Pité el partido inaugural y la final, lo hice muy bien y entré ya en la Top Class (encuentros de Champions, UEFA y selecciones). Tras el Mundial sub 20, el colofón fue asistir al Mundial 2006, en Alemania, donde pité cuatro partidos y estuve de cuarto árbitro en la final. De los colegiados españoles que han estado en un Mundial (Díaz Vega, López Nieto, Velasco Carballo, y ahora en Rusia Mateu Lahoz), el que más partidos ha dirigido soy yo: Alemania-Polonia, Argentina-Holanda, Italia-Australia y Brasil-Francia, en cuartos. Todos pensaban, incluso, que pitaría la final entre Francia e Italia, pero prefirieron un árbitro americano como el argentino Horacio Elizondo.

Y en esa final, el famoso cabezazo de Zidane a Materazzi…

Yo estaba sentado en mi posición de cuarto árbitro y lo vi clarísimo. Como ya teníamos intercomunicador, se lo dije al árbitro principal, Elizondo, que evidentemente no se percató porque la jugada estaba en otro lado. Solo lo vio Buffon desde su portería, justo detrás y cerca de la acción, por eso salió corriendo a protestar. Desde entonces, parece que no he hecho otra cosa en mi vida… Y eso que he arbitrado en un Mundial, partidos de Champions, finales de Copa y Supercopa, etc.

Entonces, ¿se lo siguen recordando mucho en el mundo del fútbol?

Sí, pero sobre todo desde un punto de vista humorístico. Por mi trabajo en la FEF, me encuentro a muchos jugadores de entonces, como Roberto Carlos, Carboni, Raúl, Pujol o Hierro, y siempre nos damos un abrazo con cariño y recordamos esas anécdotas en el terreno de juego. Aunque yo nunca he concebido la amistad con los jugadores, todos me dicen que tienen un grato recuerdo mío. Con el paso del tiempo, cada vez te recuerda menos gente, eso sí.

¿Cuál es su función en la dirección técnica del comité técnico de árbitros de la FEF?

En primera instancia, yo soy técnico en la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía, pero no quería perder el vínculo con el arbitraje, de ahí que entrara en este comité. Mi función en la dirección técnica es hacer un seguimiento de la profesión desde 2ª B a 1ª. Hacemos un informe de la actuación del árbitro y hablamos con él para aconsejarlo. Esta misma función también la llevo a cabo para algunos partidos de UEFA o FIFA, siempre que mi trabajo y mi familia me lo permiten. Ahora con el cambio de presidente en la FEF se va a producir una reestructuración de los comités, pero lo más probable es que los cambios afecten más a los cargos directivos, por eso se habla de la llegada de Carlos Velasco Carballo.

¿Qué diferencias ve entre el fútbol actual y el de su época como árbitro?

De hace quince años a hoy, profesionalización absoluta y el hecho de que todos los partidos sean televisados. Además, la velocidad del juego ha crecido una barbaridad, y el futbolista es todo un atleta. Solo hay que observar y comparar con las ligas sudamericanas o las de menor nivel del resto de Europa. También está entrando la tecnología, como el VAR, que ya veremos con rotundidad en este Mundial de Rusia y en la próxima temporada de nuestra Liga.

¿Qué opinión le merece el VAR?

No es opinable, es una demanda de la sociedad. Es lo que hay, como cuando en las oficinas entraron los ordenadores. En cierto tiempo veremos los resultados. Lo fundamental es que, tras consultar, la decisión sea siempre la correcta, si no la controversia seguirá. De todas formas, solo se visualizarán las jugadas muy claras, nada de grises. Y no hay que olvidar que el ojo de halcón no está incorporado, ya que conlleva otra técnica de cámaras y chips.

El VAR, por tanto, está preparado para penaltis, pitados o no pitados, goles anulados o concedidos en fuera de juego, agresiones fuera del campo visual del árbitro o errores en la amonestación a un jugador. Quizá en un futuro se cambiarán o añadirán cosas. Por supuesto, el público no podrá ver por los videomarcadores una jugada polémica, algo que me parece lógico. También es buena idea que nadie puede acercarse al árbitro cuando mira en la pantalla para analizar la jugada. Hablamos de dos árbitros y dos técnicos de televisión por partido. El colegiado recibe el comentario para revisar o pide revisar a los técnicos. Eso sí, la consulta y la decisión deben darse lo más rápido posible, para no ralentizar el espectáculo.

En definitiva, hablamos de un sistema de apoyo que evitará los errores garrafales: fueras de juego claros, goles con la mano, expulsiones injustas, penaltis evidentes…

Como sevillano y conocedor de nuestro fútbol, ¿qué experiencia tiene con Betis y Sevilla, Sevilla y Betis?

Evidentemente, nunca les he pitado en competiciones oficiales, pero sí en trofeos como el Carranza o el Colombino, además de un Betis-Sevilla a principios de los 2000 en el Olímpico. Yo no quería dirigirlo, aunque fuera un amistoso, pero todos se pusieron de acuerdo para que lo hiciera. Fue toda una experiencia, con Caparrós y Víctor Fernández en los banquillos. De todas formas, tengo una relación extraordinaria con ambos clubes, de lo que me enorgullezco.

Otra cosa es lo que me han dicho los compañeros de los derbis. Es algo muy especial, para el árbitro también. Yo he pitado hasta varios Barça-Madrid, pero la mayoría me dicen que como se vive aquí, no se vive en ningún lado. Y eso que ahora no son los derbis de antes, con más canteranos que se repartían de lo lindo en el campo, pero después se iban a comer juntos.

¿Cuál ha sido su partido más complicado?

Recuerdo varios Osasuna-Real Madrid, siempre en El Sadar. Hubo uno, tras varios arbitrajes polémicos a Osasuna, con un ambiente súper crispado. Menos mal que no pasó nada y el Madrid ganó la Liga precisamente ese día. A esto siempre hay que añadir los clásicos, donde un error se maximiza una barbaridad. El peor fue el primero en el que Figo volvía al Camp Nou tras irse al Real Madrid. Tuve que parar el partido por los lanzamientos de objetos, que por cierto detallé a la perfección y al final no supuso la clausura del Camp Nou.

¿Y su mayor error?

En mi segundo Barça-Real Madrid, el asistente me cantó un penalti de Roberto Carlos a Van Bommel, que después en televisión se comprobó que no lo fue por apenas tres centímetros. Expulsé a Roberto Carlos y a Guti, en fin… Con el VAR, ese error no se hubiese producido. Fue un fallo grave por ser un clásico, pero como siempre digo el error es consustancial al arbitraje. Sin embargo, como siempre, llovieron los palos desde una parte de la prensa nacional.

¿Sigue practicando deporte?

Ya no juego al fútbol, pero sí hago running y spinning. Además, me encanta ver a mi hijo Luis jugando. A veces, al terminar los partidos, hablo con los chavales que arbitran, para animarlos sobre todo. No hay que olvidar que esto es un juego, nunca entenderé a los padres que insultan a los árbitros o incluso a los jugadores. Esto se lo inculco siempre a mi hijo.

¿Qué le parece la colaboración de sus compañeros en radio o TV deportiva?

Me hicieron ofertas, pero preferí seguir con los míos en la FEF, que me gusta mucho. Mis compañeros lo hacen muy bien en la actualidad, es algo muy interesante. Sé que hay medios que meten mucha presión, pero la mayoría hace muy bien su labor, han desaparecido aquellos ex árbitros que iban a los medios con ciertos remordimientos. Juan Andújar e Iturralde, por ejemplo, son ecuánimes en ese sentido.

Por último, Luis, ¿recomendaría el arbitraje a los alumnos de Altair?

Por supuesto, primero porque haces deporte y vas a conocer amigos para toda la vida. Además, se madura mucho antes y ves una nueva faceta del fútbol. Incluso económicamente, es una profesión interesante. Conoces mundo, aprendes el respeto por el juego, todo esto ayuda mucho en la vida. Yo era una persona de pronto fuerte y el fútbol me ayudó a canalizarlo. Siempre pensaré que un padre o una madre preferirá un hijo deportista que comprende y respeta, siendo árbitro, que un hijo futbolista que insulte o menosprecie, aunque sea un gran goleador. Y evidentemente, en Altair, me enseñaron a respetar, a esforzarme, a que nadie regala nada: trabajo, esfuerzo, sacrificio.

Por ejemplo, tengo amigos, con gran formación y trabajos de alto nivel, que se transforman en otras personas con el fútbol. Algunos de ellos tienen hijos que arbitran, y han cambiado su prisma de visión una barbaridad.