Una opción con excelentes resultados

La apuesta de Altair por la educación diferenciada es una opción que ha dado a sus alumnos excelentes resultados académicos y personales. «En los momentos actuales, de crisis educativa generalizada, –añade Luis María Arto, ante las trabas puestas por la administración educativa– es un grave error dificultar la existencia de centros con una larga trayectoria de buenos resultados en todos los sentidos» [1]. Este hecho es una evidencia confirmada en los últimos años por los numerosos premios y menciones que ha recibido Altair en sus alumnos, amén de los éxitos profesionales de sus antiguos alumnos a nivel nacional e internacional.

De acuerdo a esto, Gemma García, portavoz de la plataforma ciudadana Mis padres deciden, defendía la libertad de elección de los padres. Exponía Gemma el ejemplo de los alumnos de Altair. Alumnos «que viven en estos barrios, cumplen el criterio de alto rendimiento académico, pero no el de alto nivel socioeconómico. Estos logros se deben a la familia, al esfuerzo de los alumnos, a la motivación del profesorado, a la atención personalizada que se presta en Altair y al modelo de educación diferenciada» [2].

Al tiempo de estos logros se hacían públicas las noticias de prensa en que se constataba la precariedad social de los barrios del entorno a los que Altair atiende. En efecto, «según el último estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE), –apuntaba Gemma– las rentas más bajas de España se localizan en la ciudad de Sevilla, en concreto en el distrito Cerro-Amate y es en este barrio, es donde se sitúa Altair, que escolariza más de 1.200 alumnos de estos barrios obreros de Sevilla, Palmete, Padre Pío, Juan XXIII, Amate, Santa Aurelia, Su Eminencia y que lleve casi 50 años prestando una gran labor social y educativa en esta zona tan necesitada, con familias que tanto tienen que luchar para tener las mismas posibilidades que las de otros barrios más favorecidos socio-económicamente» [3].

[1] Cfr. “Carta del Director: Educación diferenciada”, en Boletín de Altair, nº 8, septiembre de 2008, p. 1.

[2] Gemma García, “El colegio elitista que quieren eliminar”, Diario La Razón, 10 de marzo de 2016.

[3] Ibidem.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s