Libertad de elección de los padres

El 11 de diciembre de 2015, Rafael Báez, antiguo alumno de Altair, defendía su tesis doctoral en la Facultad de Derecho de Sevilla titulada Educación diferenciada y conciertos públicos, calificada con Sobresaliente Cum Laude por unanimidad. En ella buscaba «demostrar la legitimidad y constitucionalidad de este modelo y su necesaria aceptación, así como financiación, para la máxima expansión de los derechos y libertades educativas, con el fin de cumplir los requisitos constitucionales de pluralismo e igualdad real y efectiva de los individuos y los grupos en que se integran» [1].

Efectivamente, los textos de las Naciones Unidas han mantenido la legitimidad de este tipo de educación diferenciada, sin excluir que pueda constituir un instrumento eficaz precisamente para evitar las discriminaciones por el sexo y que los chicos y las chicas, especialmente en la edad de su crecimiento hacia la condición de personas adultas, reciban la atención educativa que mejor se adapte a sus necesidades y características específicas, tal y como muchas investigaciones de sociología y psicología educativas están mostrando, en los últimos quince años especialmente [2]. Además, todo ello viene refrendado, en el caso concreto de Altair, por continuadas sentencias de los altos tribunales, como el Tribunal Superior de Andalucía, el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional de España que confirman la legitimidad del modelo educativo de Altair y su derecho a los conciertos [3].

Para comprender la opción educativa por la enseñanza diferenciada elegida por Altair no hay que olvidar que, como vimos en las primeras páginas, en los años sesenta los centros de enseñanza, institutos públicos o colegios privados, en toda España y evidentemente en Sevilla eran o masculinos o femeninos. Por el contrario, eran una excepción los centros mixtos. De ahí que, «cuando en 1967 se inició Altair, los padres de familia y profesores que lo promovieron buscaban para los alumnos de estos barrios la mejor formación académica y una formación integral para su futuro, con un sentido cristiano de la vida. Altair se constituyó basándose en las experiencias más innovadoras de las mejores escuelas europeas y americanas. –Así lo explicaba Luis María Arto, director de Altair, en una carta de bienvenida dirigida a los padres de alumnos en el año 2008–. Al elaborar el ideario del colegio se estableció que Altair es un centro docente masculino. Esta elección no es de poca importancia, sino que responde a un modelo educativo que busca atender de manera adecuada las características de la evolución psicológica e intelectual de cada sexo. Los modelos de educación diferenciada están basados en principios pedagógicos serios, y favorecen la calidad educativa y la excelencia en la formación integral de la persona» [4].

Esta decisión no obedece a razones tradicionalistas, ni políticas, ni religiosas: «Simplemente, estamos convencidos de que es un sistema de enseñanza válido –afirmaba en 1999 Mariano Hernández-Barahona, psicólogo y profesor del centro–. Los datos nos avalan: Antes que nada, hay un hecho evidente, que es la aceptación social del modelo. Llevamos tres décadas, y la demanda de plazas crece anualmente. Ya hemos completado el ciclo educativo: antiguos alumnos traen a sus hijos al centro. Mantenemos una excelente relación con los centros públicos de la zona y con el vecindario, en un barrio que vota predominantemente a la izquierda. Éste es un modelo educativo, no político, que jamás ha buscado el menor conflicto –afirma con seguridad Hernández-Barahona quien enumera los fundamentos antropológicos de esta opción educativa–. Los ritmos de maduración de los niños y las niñas son diferentes, eso es algo evidente en cualquier grupo de 10 a 13 años. Se ha demostrado que el rendimiento de las niñas es superior en ciertas edades, y esto crea diferencias en el aula perjudicando a ambos sexos. La educación diferenciada permite una enseñanza más homogénea, que no uniforme, que en los centros mixtos. –El mismo Mariano apostilla en la entrevista de prensa que recoge sus palabras que esta opción educativa no es cosa del pasado– Este modelo no es regresivo en absoluto. Es incorrecto que este tipo de educación sea sexista o discriminatoria. Más bien es todo lo contrario, la plena igualdad de oportunidades exige una pedagogía diferenciada, atenta al distinto grado de desarrollo y de modos de aprendizaje. Esto no es una fábrica de machistas, nuestros chicos se integran después en la Universidad en clases mixtas sin ningún problema. Por otra parte, fuera de aquí conviven con niñas, no son bichos raros. La única diferencia es que aquí tienen una formación en la que intentamos aprovechar más sus posibilidades». Mariano Hernández-Barahona aporta algunos ejemplos de propuestas educativas progresistas como «la Institución Libre de Enseñanza que defendía la enseñanza diferenciada, pese a que en la República ya predominaba la mixta. En varios lánders alemanes se está aplicando desde 1997 un experimento con el modelo diferenciado. También en Suiza, donde hay experiencias muy interesantes. Lo que ocurre es que en España no se ha hecho una valoración del modelo coeducativo; es un debate pedagógico que está por hacer. Incluso formaciones feministas están reivindicando la enseñanza exclusivamente femenina, porque creen que el modelo mixto impone en realidad a las niñas un modelo masculino» [5].

Estos argumentos vienen confirmados por María Calvo Charro, Profesora de la Universidad Carlos III de Madrid, quien en un reciente trabajo sobre la educación diferenciada afirma «está siendo implementada en colegios públicos de Estados Unidos, Alemania o Reino Unido, como herramienta para superar el fracaso escolar y alcanzar una igualdad de oportunidades real entre los sexos en el ámbito educativo» [6]. Sin embargo, y en palabras del sociólogo francés Michel Fize, «desgraciadamente, el sistema educativo no deja espacio para las diferencias. No se tienen nunca en cuenta los distintos ritmos de madurez y de asimilación intelectual de chicos y chicas. Confundimos igualdad con igualitarismo» [7]. La mejor prueba de que estamos en el camino adecuado es que en las últimas décadas y en todo el mundo se han abierto muchos centros con el modelo de enseñanza diferenciada, como el de Altair. Muchos expertos los consideran como una de las soluciones a los problemas que atraviesa la enseñanza en los países occidentales.

Más clarificadora que ningún otro argumento es la experiencia del antiguo alumno Felipe Javier Arenas. Tras estudiar en Altair los dos años de bachillerato comprobó que en Altair no había ni sectarismo, ni adoctrinamiento, ni segregación. Así lo plasmaba en un diario de difusión nacional sorprendido por las incomprensiones y el intento de «retirar el concierto a los centros que opten por la educación diferenciada en unos tiempos en los que hay que hacer un esfuerzo sobrehumano para sobrevivir». Recogemos su relato y su asombro al conocer de primera mano un centro de las características de Altair: «No voy a negarles a ustedes que en un principio, me preocupaba que me pudiesen bombardear día a día y que me intentasen imponer una ideología que dista mucho de ser la mía. Este prejuicio sólo estaba guiado por la opinión de personas que, en la mayoría de los casos, no habían tenido relación alguna con centros de esta índole; así que decidí comprobarlo por mi mismo. En poco tiempo, el mito quedó derrumbado y calcinado: ni se adoctrinaba ni se segregaba; sólo se enseñaba, y además se enseñaba bien, desde el respeto y en un ambiente idóneo para el trabajo, aderezado asimismo con el buen hacer de profesionales altamente cualificados y esmerados en su labor. Y también está la parte humana: Altair es un centro en el que, además de preparar muy bien tu futuro en lo académico, te enseñan a ser mejor persona. Siempre me sentí arropado en un centro en el que no había ni condicionamientos sociales, ni prejuicios por razones de sexo, religión o ideología. Todos allí sabían lo que soy –alude Felipe a su posicionamiento político de izquierdas– y si lo sabían es porque me sentía completamente libre para expresar mi punto de vista y, por lo demás, siempre queda lo más importante: por muy diferente que fuese su pensamiento, jamás fui despreciado ni adoctrinado sino todo lo contrario. Altair es un centro, a todas luces, de lo mejor que hay en enseñanza. Es un oasis en un barrio obrero bastante deprimido; es una estrella que alumbra allá donde, de no ser por ella, no habría si no oscuridad» [8].

[1] Rafael Báez, Educación diferenciada y conciertos públicos, Tesis doctoral, 11 de diciembre de 2015, disponible en https://idus.us.es/xmlui/handle/11441/32427, consultado el 14 de febrero de 2016.

[2] Cfr. “Educación diferenciada, una opción por la diversidad”, en Boletín de Altair, nº 38, marzo de 2005, p. 35.

[3] Cfr. Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, nº 46, Orden de 27 de febrero de 2013, pp. 163-168. / Boletín Oficial del Estado, nº 10, de 30 de noviembre de 2015, Disposición 307 de 12 de enero de 2016, pp. 1944-1950.

[4] “Carta del Director: Educación diferenciada”, en Boletín de Altair, nº 8, septiembre de 2008, p. 1.

[5] Cfr. Manuel Contreras, “El arte de enseñar”, en Blanco y Negro, Sevilla, 19 de diciembre de 1999, pp. 106-109.

[6] María Calvo, “Educación diferenciada, una opción de libertad”, disponible en http://sevilla.abc.es/hemeroteca/historico-21-02-2009/sevilla/Madrid/educacion-diferenciada-una-opcion-de-libertad_913275676882.html, consultado 21 de septiembre de 2009.

[7] Salvador Bernal, “El tabú de la enseñanza mixta empieza cuestionarse”, en Aceprensa, 10 de septiembre de 2003, disponible en https://www.aceprensa.com/articles/el-tab-de-la-ense-anza-mixta-empieza-a-cuestionars/, consultado 10 de junio de 2015.

[8] Felipe Javier Arenas, “De donde no hay ni sectarismo, ni adoctrinamiento, ni segregación…” disponible en http://lacomunidad.elpais.com/felipe1994/2012/12/16/de-donde-hay-ni-sectarismo-ni-adoctrinamiento/, Diario El País, consultado el 19 de diciembre de 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s