LOS BARRIOS DE ALTAIR

Al otro lado del Tamarguillo, aprovechando los extensos terrenos que proporcionaban las haciendas y cortijos y la escasa especulación urbanística, vinieron a construirse grandes polígonos de viviendas sociales. Estos proyectos, con los años, serían los barrios de Altair.

Altair y sus barrios en la periferia este de Sevilla en 1967.

A lo largo de los años, en el sector oriental de la ciudad fueron desarrollándose numerosos programas urbanísticos y crecieron múltiples barrios. Aun así, durante mucho tiempo, Altair no tuvo otro entorno que las fincas rurales de los antiguos cortijos y haciendas del este de Sevilla.

Perspectiva aérea desde el noroeste en 1956. En primer plano los barrios de Los Pajaritos, La Candelaria y Virgen de los Reyes. A la derecha la parcela de Radio Nacional, el cine Candelaria, la barriada de San Ginés y La Plata. Los espacios del barrio Juan XXIII, parque Amate y Altair están aún vacíos.

En la fotografía aérea de 1961, año de la gran inundación, comprobamos cómo los barrios entre el Tamarguillo y la parcela del futuro Altair, aún lejanos, siguen creciendo. Las haciendas La Candelaria, Amate, La Negrilla y Palmete en las que con el tiempo surgirían otros barrios aún están en pie. Entre ellas, especial importancia para nosotros tiene la Hacienda Su Eminencia, pues de sus terrenos se segregaría la futura parcela de Altair. La parcela está plantada de olivos y el entorno de ésta sigue siendo agrícola, predominando los cultivos de olivo, naranjos y huertas.

Barrios existentes en el entorno de Altair en 1961. En el extremo oriental de la ciudad, entre el Tamarguillo y la carretera de Su Eminencia, han crecido los barrios de El Cerro del Águila, La Plata, Amate-Santa Teresa, San Ginés y el conjunto de La Candelaria-Los Pajaritos-Madre de Dios. Están a la vista las haciendas de La Candelaria, Amate, La Negrilla, Su Eminencia y Palmete.

Las grandes barriadas que surgen entonces al otro lado del arroyo vinieron a solucionar el gravísimo problema de vivienda que había provocado aquella catástrofe. Entre Santa Teresa y la carretera de Málaga habían crecido los barrios de La Candelaria y Los Pajaritos, junto a ellos la fábrica de contadores; y otras construcciones frente al cuartel de San Fernando. Entre las carreteras de Su Eminencia y de Málaga, aparecen las vaquerías del barrio de La Negrilla. Al sur, la fábrica de Hytasa aumenta sus dimensiones; y más próximo al futuro Altair, creciendo cada vez más, el barrio de La Plata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s