Los comienzos de la escuela

Aunque la historia de la Escuela Deportiva, como ya hemos referido, pueda retrotraerse al Altair de Triana, describiremos aquí la Escuela Deportiva nacida en Su Eminencia y para los barrios del entorno en 1974. Años antes, en el curso 1967-1968 Agustín Álvarez, profesor de Educación Física, inscribió a un equipo infantil de Altair en los Juegos Escolares. Agustín dio la responsabilidad de la dirección de dicho equipo, germen de la Escuela Deportiva, a José Emilio del Pino. El mismo José Emilio nos cuenta aquellos comienzos: «A pesar de que los resultados no fueron brillantes, pues competíamos con centros de enseñanza como Portaceli, los Salesianos de Triana, Salesianos de la Trinidad, que multiplicaban por diez o más el número de alumnos, nadie se desanimó y celebrábamos las derrotas como triunfos.  A la par que fue creciendo el número de alumnos, lo hizo también el nivel de nuestros equipos. A los pocos años, los Juegos Escolares nos venían pequeños e inscribimos a los equipos en el fútbol federado. Comenzamos con el equipo infantil y más adelante con el juvenil. Cuando teníamos nueve equipos en funcionamiento, observamos que todavía quedaban niños con deseos de participar. Se nos ocurrió la idea de crear una escuela de fútbol. La idea resultó rara a muchas de las personas que hacíamos partícipes de nuestro proyecto, porque entonces el fútbol era considerado como una actividad que poco tenía que ver con lo académico.

Agustín Álvarez en una sesión con los profesores de la incipiente EDA en 1975.

Nos pusimos manos a la obra y, junto a Francisco López Servio, hicimos un boceto de lo que podría ser una escuela de fútbol. Incluimos en la programación aspectos técnicos, tácticos, de preparación física, reglamento y moral e higiene deportiva. Así las cosas, la pusimos en marcha durante el verano con un curso intensivo de varias semanas de duración en horario de tarde. Se inscribieron un gran número de alumnos. Como el proyecto salió bien, estos meses fueron como el empujón que nos llevó a ponerla en práctica durante el curso escolar. Por entonces apareció un padre de dos alumnos de Altair que, como quien no quiere la cosa, se prestó a colaborar –me refiero a Antonio Wanceulen– quien, con dedicación y conocimientos fue dando forma a las ideas e ilusiones que teníamos. Antonio confeccionó el organigrama de la Escuela Deportiva y la puso en funcionamiento. Un gran número de niños que, de momento, no podían tener cabida en las competiciones externas, encontraron acogida en una actividad bien organizada. Podrían participar alumnos del colegio y chavales de los barrios de la zona. Los equipos federados habían encontrado una gran cantera para su crecimiento a nivel competitivo y, lo que era más importante, un gran número de chavales practicaban su deporte favorito y se formaban como hombres. Se realizaba el sueño que, en una entrevista con Pablo Porta –presidente de la Federación Española de Fútbol–, había manifestado nuestro presidente de aquellos años, Antonio Borrero: formar ciudadanos de Primera División» [1].

A través de las palabras de José Emilio, siendo director de la Escuela Deportiva de Altair, recogidas en varios artículos de la prensa de entonces, podemos conocer cuáles eran los horizontes de la iniciativa recién constituida: «Creemos que con el fútbol y su entorno podemos no solo ver el lado deportivo del muchacho, sino también el humano, y así llegar a lo estricto y puramente integral. De esta forma saldrán en primer lugar hombres y en segundo futbolistas, ya que si tenemos lo primero, esto repercute en lo segundo. Se impartirán asignaturas de Moral deportiva, Preparación física, Técnica individual, Táctica e Higiene deportiva y Reglamentación. Este primer curso se desarrollará durante tres días a la semana, desde las seis de la tarde a las ocho.  Cuando el curso acabe en julio, el alumnado seguirá en contacto con la escuela, participando en equipos y en distintas competiciones de cara ya al Campeonato de España de infantiles. Además de las enseñanzas futbolísticas, tenemos en proyecto que asistan a algunas clases futbolistas y profesionales, entrenadores y destacadas personalidades del deporte en general. El curso, al ser más práctico que teórico, va pensado para humanizar al joven que se inicia. También llevamos a los niños a que presencien entrenamientos, conferencias, etc. Por encima de todo esto, qué duda cabe, está la humanización del incipiente futbolista» [2].

En pocos años, Altair se puso tan de moda que tanto el Betis como el Sevilla se interesaron por su cantera, aunque nunca acometieron la idea de la Escuela Deportiva. Para los clubes, lo importante era y todavía continúa siéndolo, aunque en menor escala, que el deportista compitiera con el único fin de ganar títulos y campeonatos, idea esta que chocaba con la filosofía de Altair que no era y es otra cosa que la de formar deportistas para la vida ciudadana antes que para la vida competitiva [3].

La escuela fue multiplicando su desarrollo y Altair fue conocida en toda España. Pero el impulso final llegó a finales de los setenta, cuando los organismos federativos y el Consejo Superior de Deportes, abrieron la mano para subvencionar la construcción de las nuevas instalaciones. En consecuencia, en 1976 se construyeron los nuevos vestuarios y sede social de la escuela, en sustitución del viejo pabellón de provisional de 1968 y, a través de la Federación Española de Fútbol, se consiguió la subvención del 50% [4].

[1] José Emilio del Pino, “La Historia de los comienzos”, en Revista Altair, XXV aniversario Escuela Deportiva, junio de 1999, p. 4.

[2] Cfr. Benito Castellanos, “José Emilio del Pino, director de la I escuela de fútbol infantil”, en Sevilla, diario de la tarde, 19 de junio de 1975.

[3] Cfr. Benito Castellanos, “La escuela de fútbol de Altair celebra las bodas de plata”, en ABC de Sevilla, 8 de febrero de 1999, p. 85.

[4] En este caso, el apoyo de Pablo Porta, presidente entonces de la Federación Española, gran admirador del trabajo de la EDA fue inestimable. Cfr. Recuerdo de Jesús Rodríguez Lizano, 30 de julio de 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s