Altair, punto de encuentro de las familias

Antonio Cabal, subdirector de Altair en el año 2005, confirma aquella idea primigenia que permanece a lo largo de todos los años: «En Altair entendemos la educación como una tarea compartida, en la que intervienen padres, profesores y alumnos. Cada uno de estos elementos aporta algo distinto y peculiar que enriquece el fin que buscamos todos: la educación de cada alumno en todas las facetas de su personalidad. Los padres tienen un papel fundamental y de hecho, habitualmente, les pedimos ayuda para sacar adelante determinadas actividades y proyectos. Pero, de todas formas, la mejor ayuda la prestan cuando insisten a sus hijos en las mismas cosas que les decimos los profesores y de, este modo, secundan la tarea formativa del colegio. En Altair se repite una y otra vez que los primeros son los padres porque es a ellos a quienes corresponde principalmente la educación de sus hijos. Sus hijos mejoran cuando comprueban que hay sintonía entre lo que se dice en el colegio y lo que se vive en casa.

Familia Moreno García (Archivo histórico de Altair)

En las familias hay una actitud positiva de colaboración y de afecto hacia Altair –continúa Antonio Cabal– y esto es consecuencia del trabajo bien hecho y del espíritu de sacrificio que han sido y deben seguir siendo las líneas maestras que definan nuestra tarea educativa. Altair está perfectamente insertado en el ambiente de este barrio y constituye un elemento configurador de primer orden. Por eso los padres, en general, responden muy bien a todas las iniciativas que se proponen y muestran siempre su buena disposición para sacar adelante los proyectos que se les presentan. Ciertamente, Altair es un punto de encuentro entre las familias. Cualquier fin de semana es normal ver en el colegio padres yendo y viniendo a distintas actividades, desde las deportivas, en la Escuela Deportiva, hasta las que organizan los clubes juveniles que apoyan la labor de formación del colegio y la extienden hacia el aprovechamiento del tiempo libre y los fines de semana. De modo que no es infrecuente que consideren a Altair una prolongación de la sala de estar de sus casas y un punto de encuentro con los amigos» [1].

[1] “Altair, punto de encuentro de las familias”, en Boletín de Altair, nº 38, marzo de 2005, pp. 15-17.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s