Altair en Su Eminencia

El curso 1967-1968 será el primer curso académico de Altair en el barrio de Su Eminencia. El Instituto Tecnológico Altair –así se llamaría en los primeros años– nacerá como un centro docente con el objetivo de dar formación cultural básica, humanística y científica a los jóvenes de aquella zona: los barrios extremos del este de Sevilla, como Juan XXIII, La Plata, Cerro del Águila, Amate, Los Pajaritos, La Candelaria, Torreblanca, etc. [1].

Su Eminencia da nombre no sólo a la hacienda original o a la carretera que la cruzaba, sino, especialmente entre los habitantes del entorno, a un conjunto de barrios que se agrupan bajo ese nombre. En este sentido, Su Eminencia es un topónimo genérico, que alude al entorno de las calles adyacentes y los barrios contiguos a la carretera.

Barrio de La Plata entre la carretera de Su Eminencia a la izquierda y La Rosaleda a la derecha en 1970 (fotografía del libro “Dos días en Altair”).

En los años ochenta, decir Su Eminencia era referirse a un entorno social degradado y difícil, de droga y delincuencia [2]. Este hecho se refleja en la encuesta realizada por alumnos del propio Altair en la que se pone de relieve que el cuarenta por ciento de los encuestados consumen habitualmente droga blanda [3]. Hasta que no se abrió la circunvalación de la SE-30, toda la circulación rodada, de camiones y automóviles que cruzaba Sevilla, desde Madrid a Cádiz, utilizaba la travesía de la carretera de Su Eminencia. La carretera era un cuello de botella que salía regularmente en las noticias por los tirones del semáforo, robos con violencia que se ejercía sobre los coches que paraban en los semáforos o en los constantes atascos de la carretera [4].

Para no cargar las tintas ni dramatizar preferimos recordar este hecho con el humor que pone el mencionado Juan Miguel Vega en la descripción de un imaginario futuro del barrio titulada Su Eminencia ficción: «Quien sabe si algún día, dentro de muchos años, las calles del barrio serán recorridas por grupos de turistas. El autobús los habrá dejado en la avenida principal; ésa que alguna vez fue parte de la circunvalación de la ciudad. Sin duda la parte más peligrosa. Desde ahí se adentrarán a través del pintoresco laberinto de sus callejas, contemplando las peculiares casitas donde acaso moren entonces artistas bohemios que, precisamente llamados por su peculiaridad y porque además el metro coge cerca, allí habrán ido a instalarse. […] El guía irá narrando los antecedentes históricos del lugar. Vean este local donde ahora está el famoso restaurante vanguardista. Las dos estrellas Michelín que luce en su carta tienen un antecedente remoto, pues hace muchos años el local fue un taller de reparación de neumáticos. Aquella tienda de souvenirs del fondo era El Fórmula, un bar donde en los años setenta del siglo XX se vendía la grifa más apreciada de Sevilla; y esta casa, donde tiene su estudio un famoso arquitecto, el bar que le hacía la competencia, llamado El Platillo» [5].

En la carretera de Su Eminencia los mercadillos y tiendas crean un ambiente bullicioso y amable.

Hoy, los barrios del entorno de Su Eminencia, y particularmente la propia carretera disfruta de una ambiente radicalmente diferente al de hace unas décadas: en sus aceras, todos los días se montan mercadillos en los que los comerciantes sacan a la calle sus productos, entre los que destacan las fruterías, y presenta un escenario de pueblo muy particular.

[1] Cfr. “Clases de bachillerato en Altair”, en ABC de Sevilla, 6 de junio de 1964, p. 42. El Título de Instituto Tecnológico Altair se menciona en la prensa del año 1964 referido al Altair de Triana. Nos sorprende la temprana aparición de esta denominación que identificábamos con la Sección Filial, con el Altair de Su Eminencia.

[2] Cfr. Ángel Gómez, “La discutida personalidad de el Lute”, en Blanco y Negro, Madrid, 16 de junio de 1973, p. 65. Como botón de muestra, en 1973, El Lute, personaje que adquirió notoriedad social al ser encarcelado durante dos años y tres días por el robo de tres gallinas por necesidad, fue detenido en la confluencia de los Gavilanes y Su Eminencia.              

[3] Cfr. “Encuesta sobre droga en el distrito VII”, en ABC de Sevilla, 13 de diciembre de 1988, p. 50.

[4] La antigua carretera de Su Eminencia hoy la conforman las calles de 8 de marzo e Ingeniero La Cierva.

[5] Juan Miguel Vega, “Su Eminencia ficción”, en El Mundo, Sevilla, Sevilla, 28 de marzo de 2013, p. 58.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s