Sinopsis

Los primeros pasos de este trabajo se dieron tras el descubrimiento de la colección de ortofotografías (fotografías aéreas) de la ciudad de Sevilla en la página Web de la Gerencia Municipal de Urbanismo.

Ortofotografía de Sevilla en 1944. Se ven los barrios de Nervión, con la Gran Plaza en el centro, y Ciudad Jardín, arriba. La Prisión Provincial o cárcel del la Ranilla, abajo; y el arroyo Tamarguillo, a la izquierda.

Este hallazgo permitiría comprobar la evolución histórica y urbanística del territorio de Altair a lo largo del tiempo; tanto del propio centro educativo, como de las barriadas de su entorno. Y lo que comenzó como una simple curiosidad, acabó arraigando y se convirtió en una inquietud por descubrir y revelar aquella vecindad entre Altair y sus barrios que hacía patente la fotografía aérea. Las perspectivas abiertas por esa evidencia geográfica exigieron profundizar en la investigación consultando las numerosas fuentes documentales. Todo ello convirtió aquella curiosidad e inquietud en un trabajo de investigación en toda regla que cristalizó en esta publicación.

El título del trabajo cubre el doble ámbito histórico y geográfico propósito del estudio. Es histórico, al ser el relato de los cincuenta primeros años de Altair; es geográfico, al analizarse la evolución y desarrollo de Altair en su territorio; y además, en consecuencia, como matiza el subtítulo, es un estudio sociológico. En él se propone esa relación de Altair con un entorno social modesto –de familias de obreros e hijos de obreros–, cuya vinculación perdura en nuestros días.

Espectadores de la fiesta fin de curso de 1969. Son las familias de Altair. Al fondo los edificios de la barriada de La Atalaya en construcción, y casas de La Plata (Archivo histórico de Altair).

No fue casual el emplazamiento de Altair en la periferia extrema del este de Sevilla. Altair buscó resolver los graves problemas y deficiencias educativas de esta amplia zona de la ciudad. Que esta observación no es fruto de la imaginación o de la memoria emocionada de estos años lo prueban los documentos aportados en este trabajo. Por otro lado, la fotografía aérea nos muestra cómo Altair ya estaba allí cuando algunos de sus barrios aún no habían nacido o estaban lejos de formarse.

Alumnos del primer curso de Altair con el edificio nuevo al fondo en 1970 (Archivo histórico de Altair).

Los alumnos del primer año de Altair –y especialmente sus familias– fueron protagonistas de una aventura, como las de aquellos adelantados y pioneros de los nuevos territorios de colonización de las historias de siglos pasados. Matricularse en aquel septiembre de 1967, cuando apenas se había construido el pabellón provisional y lo único a la vista era un antiguo campo de olivos, fue un acto de fe y de valentía: ¡tal era su afán de progresar!

Altair no los decepcionó. A lo largo de este tiempo, han pasado por el centro educativo más de doce mil alumnos que, junto a sus familias, han confiado en él con la misma fe que lo hicieron los primeros en aquel lejano año 1967. En estos cincuenta años se han formado en sus aulas miles de jóvenes y también sus padres. Son cientos los antiguos alumnos que han regresado a Altair para matricular a sus hijos; y ya empiezan a aparecer los nietos. Este acontecimiento se debe a la mutua atracción y a la indisoluble relación de Altair con sus barrios.

Alumnos y profesores en la fiesta de graduación de bachillerato de 2015 (Archivo histórico de Altair).

En 2017 Altair ha cumplido cincuenta años. En este medio siglo los barrios de Altair han cambiado y sus habitantes han progresado al compás del paso de tres generaciones, al mismo tiempo que la sociedad y la ciudad de Sevilla. Altair ha cambiado en la medida en que han cambiado sus barrios; y también las familias han prosperado, en parte gracias la influencia educativa del Altair. Pero el estilo de Altair permanece intacto y así, la idea primigenia de Altair –la promoción de las gentes de sus barrios– se ha mantenido inconmovible durante estos cincuenta años y sus principios fundacionales siguen en pie como el primer día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s